Bible Study in Spanish

Antes de comenzar su estudio bíblico, siempre recuerde invocar al Espíritu Santo para que lo guíe y conduzca mientras lee la Biblia y trabaja en su libro de estudio de la Biblia.

Ore la siguiente oración antes de leer la escritura:
Padre, no puedo entender tu Palabra sin tu gracia, reconozco mi debilidad para que tu poder pueda alcanzar la perfección en mí. Envía tu Espíritu Santo para recordar, enseñar y guiarme a la Verdad. Y puedo compartir lo más pronto posible lo que me enseñes. Amén.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

VIGESIMOCUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Sept. 16th) – B

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pidele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilia o de las lecturas que oiste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                         LEE ISAIAS 50:4-9           PRIMERA LECTURA

(“El Señor me ayuda,”)

  1. ¿Qué me ha concedido el Señor y por qué razón?Isaías 50:4

 

  1. ¿Quién no puede dominar la lengua? Santiago 3:8

 

  1. ¿A qué hora te abre los oidos para que escuches? Isaías 50:4

 

Personal – ¿De qué modo ha puesto Dios las palabras en tu boca?

 

  1. ¿Qué haces cuando el Señor te abre los oidos? Isaías 50:5

 

  1. ¿Qué haces con tu espalda, mejillas y cara? Isaías 50:6

 

  1. ¿Qué le hicieron a Jesús antes de crucificarlo? Mateo 26:6,7

 

  1. ¿Por qué no se protegió a sí mismo contra los golpes y los escupitajos? Isaías 50:7

 

  1. ¿Cómo se mostraría contra los que se oponen a El, y quién viene en su ayuda? Isaías 50:8

 

  1. ¿Quién le hace justicia y que pasará con aquéllos que tratan de condenarlo? Isaías 50:9

 

  1. ¿Quién me da fuerzas y me sostiene? Isaías 41:10

 

Personal – ¿De qué modo te han perseguido por creer en Cristo aquéllos que están cerca de ti, tu familia, amigos, compañeros de trabajo o en tu iglesia?

 

TERCER DIA                                      LEE SANTIAGO 2:14-18                                    SEGUNDA LECTURA

(“…te mostraré mi fe por el bien que hago.”)

  1. ¿Cuál es la pregunta que hace Santiago en el versículo 2:14?

 

  1. ¿Cómo nace la fe? Romanos 10:17

 

  1. ¿Qué dice Jesús acerca de escuchar únicamente Sus Palabras? Mateo 7:24-26

 

  1. ¿Qué se dice acerca de los hermanos o hermanas que no tiene comida o algo que ponerse?  Santiago 2:15-16

 

  1. ¿Comó heredan los justos el reino de Dios? Mateo 25:34-37

 

  1. ¿Como debemos amar? 1 Juan 3:17-18

 

  1. ¿Qué es la fe sin obras? Santiago 2:26

 

  1. ¿Cómo se muere el cuerpo? Santiago 2:26

 

  1. ¿Cómo demostramos nuestra fe? Santiago 2:18

 

  1. ¿El que es sabio y educado como lo demuestra? Santiago 3:13

 

Personal – ¿Cómo has demostrado tu fe a tu familia, amigos, compañeros de trabajo o de escuela? ¿Pueden otros dar cuenta de tus creencias por comó actúas?

 

CUARTO DIA                                                        LEE MARCOS 8:27-35         EVANGELIO

(“Tú eres el Mesías.”)

  1. ¿Qué preguntas les hizo Jesús a sus discípulos y qué respondieron éstos? Marcos 8:27-28

 

  1. ¿Qué preguntó Jesús específicamente a sus discípulos y qué dijo Pedro? Marcos 8:29 y tambien Juan 6:69

 

Personal – ¿Quién dices tú que es Jesús?

 

  1. ¿Qué les advirtió Jesús que no hicieran? Marcos 8:30

 

  1. ¿Qué comenzó a enseñarles? Marcos 8:31

 

  1. ¿Qué hace Cristo por ti y por qué razón? 1 Pedro 2:20-25

 

Personal – ¿De qué modo has sufrido tú en este mundo?

 

  1. ¿Cómo les habló Jesús y qué hizo Pedro? Marcos 8:32

 

  1. ¿De qué modo hablaba y enseñaba Jesús? Juan 18:20

 

  1. ¿Qué hizo Jesús con Pedro, qué le dijo y a quién se dirigió especialmente?  Marcos 8:33

 

  1. ¿Qué mandó Jesús a Satanás que hiciera?  Marcos 8:33, tambien Mateo 4:10

 

Personal – ¿Cuando te reprenden cómo reaccionas?

 

  1. ¿Qué dijo Jesús a la muchedumbre que debía hacer aquél que deseara seguirlo? Marcos 8:34

 

  1. ¿Quien no es digno de Jesús? Mateo 10:38

 

  1. ¿Qué pasará con aquéllos que desean salvar sus vidas y qué pasará con los que pierdan su vida por Jesús y el Evangelio? Marcos 8:35

 

Personal – ¿Has perdido tu vida de alguna manera especial (morir negándose a sí mismo) por amor a Cristo y al Evangelio?

 

QUINTO DIA                                                       LEE SALMO 116:1-6, 8-9

(“El Señor defiende a los pequeños,  estaba yo sin fuerzas y me salvó.”)

Leé y medita el Salmo 116:1-6, 8-9.

¿Qué te dice personalmente el Señor a través de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                    LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                                             ISAIAS 50:4-9

La lectura de hoy muestra la visión de Isaías del servidor que sufre, el cual prefigura lo que Jesús tomaría sobre Si mismo por nosotros: golpes, humillaciones, desgracia, etc. Isaías estaba escribiendo a gente que luchaba por su libertad de los opresores de Babilonia. Ansiosamente anticipaban la gloriosa restauracion de Jerusalén.

Es este un cuadro del último servidor, el Mesías. El profeta habla por Dios, pero el Mesías revela a Dios de un modo perfecto. Dios se valió de diversos modos para mandar Su mensaje a la gente en los tiempos del Viejo Testamento. El le habla a Isaías en visiones, a Jacob en un sueño (Génesis 28:10-22), y a Abraham y a Moisés de modo personal (Génesis 18:33, Exodo 31:18). Los Judíos que tenían conocimiento de estas historias no tenían dificultad en creer que Dios estaba todavía revelando a Su Mesías prometido.

El vibrante poema del mensaje de hoy viene de un hombre que recordaba la grandeza de Israel y abrigaba la esperanza de las poderosas promesas de Dios. Pero ese recuerdo era en si mismo un sufrimiento porque él había vivido humillado y golpeado. Las promesas de libertad que Dios le daba no eran suficientes para inspirarle valor en los momentos de opresión.

Estamos llamados a identificarnos con el héroe de Isaías, el servidor sufriente. Caminaremos en la presencia del Señor debido a nuestra fe en Jesucristo. Cuando el mundo nos esté ahorcando, el poderoso y misericordioso Señor nos soltará libres. Dios no va a titubear, seremos liberados.

Jesús es naturalmente, ese servidor sufriente. El acepta esa identidad en el mundo de hoy como verdadera, así como la aceptó en tiempos de Isaías. Isaías también nos dice que si escogemos vivir bajo nuestra propia luz y no sujetarnos a nadie, seguramente viviremos entre aflicciones. Hoy diá vemos mucha aflicción causada por la gente rebelde que en vez de buscar al Mesías busca sólo su propia sombra.

 

SANTIAGO 2:14-18

El pasaje de hoy nos habla de que los buenos deseos para nuestro prójimo tienen un hueco si las palabras de nuestros labios no van de acuerdo con la acción de nuestras manos. El estar de acuerdo con un conjunto de enseñanzas Cristianas de manera intelectual es una fe incompleta. La verdadera fe trae un cambio verdadero en nuestras vidas. Si nuestras vidas permanecen sin cambio, realmente no creemos lo que decimos que creemos. Vivir del modo que Dios quiere que vivamos no nos alcanza el derecho al cielo. El ser obediente a los mandamientos de Dios demuestra que nuestro compromiso con Dios es verdadero. El comportarse como Cristo, no es un substituto, sino una verificación de nuestra fe en Jesucristo.

Este pasaje de ningún modo se contradice con lo que Romanos 3:28 declara, “Somos salvados por Cristo y no por las buenas obras que hacemos.” Aun cuando es verdad que nuestras obras buenas nunca nos ganarán la salvación, la verdadera fe siempre resulta en un cambio de vida y ese cambio en la vida incluye buenas obras. La lectura de hoy muestra que no es un asunto de fe o de obras sino que por el contrario, a menos que la fe esté encarnada en una conducta efectiva la primera (fe) no es real. Es únicamente ilusión sin una fuerza salvadora (Santiago 2:18).

San Pablo habla contra aquellos que tratan de ser salvados únicamente por sus obras en vez de buscarlo a través de una fe verdadera. Santiago habla en contra de aquellos que confunden un acuerdo intelectual con la verdadera fe. La escritura nos dice que aun los demonios saben quién es Jesús, pero ellos no lo obedecen (Santiago 2:19). Santiago les está diciendo a los que le escuchan que la fe y los trabajos se refieren a ayudar en las necesidades de los pobres, los que están solos, los que no tienen hogar o tienen hambre. Si llamas a alguien hermano o hermana pero no ayudas a solucionar sus necesidades, estás viviendo una falsedad sin sentido (Santiago 2:15-17). La fe es la respuesta viva a la fuerza y presencia de Dios en nuestras vidas. El amor es una decisión y el modo en que vivimos les dice a otros lo que realmente creemos.

 

MARCOS 8:27-35

Este Evangelio nos muestra qué tanto nos parecemos a Pedro en el momento que fue voluble. En un momento proclama con orgullo a Jesús como el Mesías y al siguiente trata de tentar a Cristo para que abandone el instrumento de su poder mesiánico, la cruz.

Cesarea de Filipo era una ciudad especialmente pagana conocida por su adoración a dioses Griegos y sus templos estaban dedicados al antiguo dios Baal. Era el lugar oportuno para que Jesús preguntara a sus discípulos si reconocían Su identidad como el Hijo de Dios. Jesús les pregunta a los discípulos quién dicen los otros que El era, y luego Se concentra en ellos. La pregunta, “¿Quién piensan ustedes que soy yo?” fue hecha por que como los discípulos, nosotros debemos entender y aceptar para nosotros mismos que El es el Mesías. Debemos pasar de la curiosidad al compromiso, de la admiración a la adoración.

Jesús les dijo a sus discípulos que no le dijeran a nadie acerca de El, pues El sabía que aquéllos necesitaban mas enseñanzas acerca del trabajo que cumpliría a través de Su muerte y resurrección. Hoy mas que nunca, necesitamos conocer a Jesús a través de Su Palabra y pasando mas tiempo con El en oración. Cuando confesamos que Jesucristo es nuestro Señor y Salvador, tenemos que saber lo que eso nos va a costar.

Jesús habló sencilla y directamente a Sus discípulos acerca de Su muerte y resurrección. Pedro no fue capaz de entender el pensamiento de que mataran a Jesucristo y trató de convencer a Jesús para que no hiciera esta clase de declaraciones. Pedro quiso que Jesús fuera rey y no el sufriente servidor que Isaías (versículo 53) había profetizado. El estaba como muchos de nosotros hoy día, listos para recibir la gloria de seguir al Mesías, pero no la persecusión. La vida Cristiana no es un camino pavimentado hacia la abundancia y la comodidad sino algo que muchas veces involucra rechazo, dolor, soledad y enfermedad. Pedro vio sólo la mitad del cuadro. Debemos centrarnos en la resurrección que viene después de la crucifixión. Hoy hay mucha gente que se pasa la vida buscando placeres. Jesús nos dijo que el mundo del placer centrado en tener posesiones, al final de cuentas no tiene ningún valor. Sigamos a Jesús y sabremos lo que en realidad significa ser completamente humanos y completamente vivos.

 

Aplicación

La primera lectura nos muestra la visión de Isaías del sufriente servidor. La segunda lectura nos dice que la fe sin obras no sirve de nada. El Evangelio muestra a Pedro, que como nosotros, estaba buscando al rey en lugar del servidor.

Esta semana, deja notar tus acciones a aquéllos que tienen gran necesidad. Puede que esto sea dentro de tu familia, escuela o area de trabajo. Toma un tiempo para ayudar a alguien. Quizá puedes orar, jugar o estudiar con esa persona. Pasa un rato con alguien que esté solo, enfermo o en prisión. Que la gente diga que por el modo en que tú actúas es obvio que realmente sabes quién es Jesús.

 

Categories: Bible Studies Spanish