QUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Feb. 10th) – CICLO C

print

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

by Deacon Ken and Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.” (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                     Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada. 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA                                                            ISAIAS 6:1-8                                       PRIMERA LECTURA

                                                                            (“Su gloria llena la tierra toda.”)

  1. ¿Qué fue visto en el año en que murió el rey Ozias? Isaías 6:1

 

  1. ¿Qué estaba arriba del Señor, que tenían cada uno de ellos, y para qué las usaban? Isaías 6:2

 

  1. ¿Qué gritaban los Serafines uno al otro? Isaías 6:3

 

  1. ¿Qué se decía acerca del Señor, de qué Es digno y qué fue lo que El creó?   Apocalipsis 4:8, 11

 

  1. ¿Cómo hemos visto la gloria de Dios? Juan 1:14 y 2:11

 

  1. ¿Qué pasaba a la puerta y a la casa al grito de los Serafines? Isaías 6:4

 

  1. ¿Qué dijo el hombre de los labios impuros? Isaías 6:5

 

  1. ¿Qué le dijo el Señor a Moisés cuando éste quiso ver Su gloria? Exodo 33:18-23

 

  1. ¿Qué hizo el Serafin, qué hizo con el carbón y qué quedó borrado? Isaías 6:6-7

 

  1. ¿Cómo quedamos limpios de pecado?   1 Juan 1:7-10

 

  1. ¿Qué dijo la voz del Señor y cuál fue la respuesta? Isaías 6:8

 

Personal – ¿Has visto la gloria del Señor? ¿Cómo se te ha mostrado a tí? Si no puedes decir que has visto Su gloria, trata de identificar dónde está lo que te lo impide, pídele que te lo revele.

 

 

TERCER DIA                                                   1 CORINTIOS 15:1-11                       SEGUNDA LECTURA

                              (“Pero por la gracia de Dios, soy lo que soy y su bondad para conmigo no fue inútil.”)

  1. ¿Qué les estaba recordando Pablo a los hermanos? 1 Corintios 15:1

 

  1. ¿Qué pasará contigo si te aferras al Evangelio? 1 Corintios 15:2 y Romanos 1:16

 

  1. ¿Qué les transmitió Pablo, que él también había recibido? 1 Corintios 15:3-4

 

  1. ¿Cómo recibió el evangelio?   Gálatas 1:11-12

 

  1. ¿A quién se le apareció Jesús, quién era el último de ellos y por qué? 1 Corintios 15:5-9

 

  1. ¿Cómo llegó Pablo a conocer a Jesús personalmente? Hechos 9:3-7

 

  1. ¿Cómo llegó Pablo a ser lo que es y cómo respondió? 1 Corintios 15:10

 

  1. ¿Cómo viene Cristo Jesús a manifestarse como un ejemplo para aquellos que pueden llegar a creer en El? 1 Timoteo 1:16

 

  1. ¿Qué se ha hecho y qué es lo que tú harás? 1 Corintios 15:10-11

 

  1. ¿Qué se nos ha encargado hacer?   2 Timoteo 4:1-2

 

Personal – ¿Para qué te ha dado poder la gracia de Dios? ¿Cómo han sido afectados por tí, los que te rodean?

 

 

CUARTO DIA                                                              LUCAS 5:1-11                                                        EVANGELIO

                                                                        (“No temas, de hoy en adelante serás pescador de hombres.”)

  1. ¿Qué hacía la multitud y dónde estaba parado Jesús? Lucas 5:1

 

  1. ¿Qué vió Jesús, a dónde fue, en dónde se sentó y qué hizo? Lucas 5:2-3

 

  1. ¿Cuando Jesús terminó de hablar, qué le dijo a Simón que hiciera y cuál fue su respuesta? Lucas 5:4-5

 

  1. ¿Cuál es el mandamiento que Jesús te dá?   Juan 15:12

 

Personal – ¿Eres rápido como Simón al mandamiento de Dios? ¿Cómo lo ven los que están a tu alrededor?

 

  1. ¿Que pasó cuando Simón hizo lo que Jesús le mandó? ¿Y después de hacer señas a sus compañeros en la otra barca para que vinieran ayudar, que les pasó a las barcas? Lucas 5:6-7

 

  1. ¿Qué hizo y dijo Simón Pedro?   Lucas 5:8

 

  1. ¿Cómo se vió Abraham a sí mismo?   Génesis 18:27

 

  1. ¿Cuál fue la reacción de Simón Pedro y de los otros por la pesca hecha? Lucas 5:9

 

  1. ¿Qué le dijo Jesús a Simón que no tuviera? ¿Y qué le dijo que iba a pescar de hoy en adelante?    Lucas 5:10

 

  1. ¿Cuando trajeron sus botes a la orilla qué hicieron? Lucas 5:11

 

  1. ¿Cómo son ustedes hechos pescadores de hombres? Mateo 4:19

 

Personal – ¿A quién estás tu siguiendo y cuáles han sido los resultados?

 

 

QUINTO DIA                                                    LEE EL SALMO 138:1-8

                                                                       (“Es muy grande la gloria del Señor.”)

Leé y medita el Salmo 138:1-8.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA                                                 LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                                            ISAIAS 6:1-8

En esta lectura vemos a Isaías respondiendo a una visión de Dios. Isaías fue llamado para ser mensajero de Dios ante su gente y su mensaje iba a ser muy difícil. Tenía que decirle a la gente que creía ser la nación escogida y muy bendecida, que Dios iba a destruirlos debido a su constante desobediencia. Vemos que al percibir Isaías la visión hay un sentido de la grandeza, el misterio y el poder de Dios.

Isaías reconoció que era pecador y confesó sus pecados ante Dios. Su descripción del perdón nos recuerda que también nosotros somos perdonados y tenemos el sacramento de la reconciliación para que nos traiga de nuevo a una relación adecuada con Dios. Podemos ver hacía atras y notar cuantas naciones que escogieron ser desobedientes con Dios fueron destruidas. Cuando reconocemos que tan grande es realmente Dios, que pecadores somos y la inmensidad de Su naturaleza que perdona, caemos en nuestras rodillas y lo alabamos por Su increíble misericordia.

Isaías supo que no había esperanzas de medirse con las normas de santidad de Dios y sin embargo por medio del carbón ardiente El lo purificó. Isaías respondió sometiéndose totalmente al servicio de Dios. Supo que la vida para la cual había sido llamado era muy peligrosa y difícil y aún así, grita, “Aquí estoy Señor, yo iré, mándame.”

Isaías tuvo que pasar por el penoso proceso de purificación antes de que pudiera estar listo para servir al Señor. Quizá tú estás pasando por un período de dolorosa purificación. Como Isaías, deja que el poder y el amor de Dios te envuelvan y permitete a tí mismo ser purificado. Permite que la sangre de Cristo te lave y te libre y serás capaz de decir, “Aquí estoy Señor, iré Señor, llevaré a tu pueblo en mi corazón,” igual que Isaías hizo.

 

 

1 CORINTIOS 15:1-11

                 En el pasaje de hoy Pablo le recuerda a la gente sobre la enseñanza que habían recibido en lo referente a la resurrección de Cristo. Pablo dice que las buenas nuevas no han cambiado porque este es un mensaje de la verdad. Pablo estaba hablándoles a los que todavía no creían.

Todavía hoy en día tenemos iglesias donde la gente se está moviendo en dirección a creer y otros se incorporan a impostores. Pablo le dice a la gente de entonces y a la de hoy que las buenas nuevas son que Jesúcristo murió por nuestros pecados, resucitó de entre los muertos y está sentado en la gloria a la derecha de Su Pabre celestial. Y que cuando nosotros creamos y aceptemos a Cristo también moriremos con El y resucitaremos con El y pasaremos la eternidad con El. La verdadera Buena Nueva de este mensaje fue y es que la salvación está a la disposición de cualquiera, puesto que al morir Cristo en la cruz pagó por nuestros pecados, nos purificó y nos hizo aceptables ante Dios. Así que cualquiera que sea tu historia, donde quiera que se encuentren los que amas, solo necesitas caer de rodillas y rogar a la sangre de Cristo que te limpie tanto a tí como a los que amas.

Siempre habrá gente que diga que Jesús no resucitó de entre los muertos. Pablo pasó por esta oposición aún después de haber señalado que más de 500 personas vieron a Jesús después de la resurrección. Jesús mismo cocinó y comió con los discípulos a la orilla del lago de Galilea después de Su resurrección. (Juan 21:12). Hoy en día hay muchos que dudan y han recurrido a la ficción, obras teatrales, libros y hasta películas para desacreditar la resurrección física de Jesucristo, pero tú no debes desanimarte por esas personas que realmente no han llegado a creer en las buenas nuevas porque cuando realmente se creé hay un llamamiento para comprometer la vida y tú en nombre de Jesús te has comprometido ya.

 

LUCAS 5:1-11

                 Lucas nos dice que Jesús hizo más que el milagro de pescar los peces. Imaginate si quieres, a un grupo de pescadores sumamente cansados que han estado trabajando con sus redes sin éxito toda la noche hasta el rocio de la mañana. Cuando los pescadores estaban remendando sus redes, Jesús le dijo a Simón, pescador profesional, a dónde ir a pescar y aún más a dónde echar las redes. Un poquito por curiosidad y un poquito de respeto hace que Pedro le diga que ese lugar no se ve muy adecuado, pero que trataría una vez más. Pedro y el resto de los pescadores estaban atónitos al ver este milagro. Pedro inmediatamente reconoció su insignificancia comparada con la grandeza de Jesús. Pedro sabía de los poderes curativos de Jesús pero estaba sorprendido de que Jesús se preocupara de su rutina diaria y de que entendiera sus necesidades.

Dios está interesado, no solamente en salvarnos sino también en ayudarnos en nuestra vida diaria. Cuando decidimos seguir a Dios aparecen dos precondiciones primordiales. Primero debemos reconocer que nuestra naturaleza es buena pero ha sido herida por el pecado y luego debemos reconocer la inutilidad del esfuerzo humano para superar por sí mismo el pecado. Como estos hombres habían tratado de pescar toda la noche sin ningún éxito pero al recibir el poderoso mandato de Dios, llenaron sus redes. Jesús había establecido primero su autoridad en la sinagoga curando a los enfermos y sacando demonios. Ahora establece su autoridad en sus vidas y a su nivel y les ayuda en sus trabajos. Fue entonces cuando ellos dejaron sus redes y lo siguieron y se volvieron pescadores de hombres (Lucas 5:10-11).

Para nosotros seguir a Jesús hay algo más que reconocerlo como nuestro Salvador. Hay que renunciar a nuestro pasado completamente y en obediencia y humildad, dedicar nuestras vidas y nuestro futúro a El.

 

Aplicación

                La primera lectura nos dice que cada uno de nosotros es llamado a decir “Aquí estoy Señor, úsame.” La segunda lectura nos recuerda que el mensaje central de nuestra fe es que la muerte de Jesús y Su resurrección nos han dado la salvación. En el Evangelio vemos a Jesús que de pescadores comunes hace verdaderos pescadores de hombres.

Esta semana, permite que la llamada de servir a Cristo se refleje en tu diaria rutina. Toma tiempo para ver a dónde puedes ser profeta, si en tu familia, escuela o trabajo. Demuestra tus atenciones y preocupación de acuerdo a las necesidades de la persona a la que estés atendiendo. Recuerda, Jesús se los ganó con sus cuidados personales de acuerdo a sus necesidades de todos los días. Isaías dijo, “Aquí estoy Señor, úsame.” Prueba hacer esto diciéndoselo a algún miembro de tu familia o a alguien con quien tienes dificultades, Jesús tomará tu palabra y el milagro empezará contigo.

 

Posted in Bible Studies Spanish.