SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA (March 17th) – CICLO C

print

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

by Deacon Ken and Marie Finn

 

ANTES DE COMENZAR:

                 Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.” (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                     Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA                                                 GENESIS 15:5-12, 17-18                            PRIMERA LECTURA

(“Yo soy el Señor que te sacó de Ur…”)

  1. ¿El Señor tomó a Abram y lo llevo afuera, qué le dijo ahí?   Génesis 15:5

 

  1. ¿En quién puso Abram su fé y debido a eso como fue considerado?   Génesis 15:6

 

  1. ¿De dónde vienen los méritos que poseé Pablo? Filipenses 3:9

 

  1. Leé las siguientes escrituras y dí cuáles pueden aplicarse a tí mismo.

Romanos 4:3, 9, 22

Gálatas 3:6

Santiago 2:23

 

  1. ¿De dónde vino Abram?   Génesis 15:7

 

  1. ¿Qué pregunta le hizo Abram al Señor?   Génesis 15:8

 

  1. ¿Qué le dijo el Señor a Abram que hiciera y qué revoloteaba sobre los cádaveres? Génesis 15:9-11

 

  1. ¿Qué hizo Abram cuando vinieron las aves de rapiña? Génesis 15:11

 

  1. ¿Qué sucedió con Abram cuando el sol estaba a punto de ponerse?   Génesis 15:12

 

  1. ¿En las siguientes escrituras cuáles serán algunas maneras similares que simbolizan la presencia de Dios?      Exodo 19:17-19

Hechos 2:3-4

 

  1. ¿Qué hizo el Señor con Abram en esa ocasión? Génesis 15:18

 

  1. ¿En quién se cumplió este pacto? Josué 1:1-9

 

Personal – ¿Tienes ahora una relación adecuada con Dios? ¿Creés en las promesas que Dios ha hecho en la Biblia? ¿Sabes cuáles son las promesas de Dios y los pactos que ha hecho con Su pueblo? Reflexiónalo y habla con Dios sobre ello.

 

 

TERCER DIA                                                       FILIPENSES 3:17-4:1                              SEGUNDA LECTURA

                                                          (“…sigan así firmes en el Señor, amadísimos míos.”)

  1. ¿A quién debemos imitar, a quién debemos tener como guía? Filipenses 1:1 y 3:17

 

  1. ¿Cómo se conducen algunos y qué les pasará por eso? Filipenses 3:18-19

 

  1. ¿Cuál es su dios y su gloria y en que viven pensando? Filipenses 3:19

 

  1. ¿Dónde está nuestra patria y qué es lo que esperamos? Filipenses 3:20

 

  1. ¿Qué hará el Señor con nuestros cuerpos? Filipenses 3:21

 

  1. ¿Semejante a qué hará nuestros cuerpos? ¿Por qué? Filipenses 3:21

 

  1. ¿A quién ama Pablo?   Filipenses 4:1

 

  1. ¿Quién dice Jesús que son sus hermanos? Mateo 12:46-50

 

  1. ¿Qué le dice Pablo a sus hermanos?   Filipenses 4:1

 

Personal – ¿Cuánto tiempo ocupas en el cuidado de tu cuerpo? ¿Ansías ver que el Señor rehaga tu cuerpo? ¿Cómo puedes “mantenerte firme” como nos dice Pablo que hagamos?

 

 

CUARTO DIA                                                             LUCAS 9:28-36                                                              EVANGELIO

                                                                  (“Este es mi Hijo, mi Elegido; escúchenlo.”)

  1. ¿Qué les dijo Jesús ocho días antes de que llevara consigo a Pedro, Juan y Santiago a un cerro a orar?   Lucas 9:27

 

  1. ¿En qué otras ocasiones estuvieron Pedro, Juan y Santiago con Jesús?  Lucas 8:51-52 y Marcos 14:32-33

 

  1. ¿Qué fueron a hacer al cerro?   Lucas 9:28

 

  1. ¿Qué le pasó al rostro y a la ropa de Jesús cuando estaba orando?   Lucas 9:29

 

  1. ¿Quiénes empezaron a conversar con Jesús?   Lucas 9:30

 

  1. ¿Cómo aparecieron y sobre qué hablaron?   Lucas 9:31

 

  1. ¿Qué les pasó a Pedro y los que estaban con él cuando despertaron?   Lucas 9:32

 

Personal – ¿Como creés que reaccionarías si estando en oración te quedaras dormido y al despertar vieras a Jesús, Moisés y Elías? ¿Creés que esto es posible?

 

  1. ¿Cuando los hombres se alejaron, qué le dijo Pedro a Jesús? Lucas 9:33

 

  1. ¿Qué los cubrió mientras Pedro hablaba? ¿Cuál fue la reacción de los discípulos?   Lucas 9:34

 

  1. ¿Qué vino de la nube y qué fue dicho?   Lucas 9:35

 

  1. ¿Quién volvió a estar solo cuando la voz guardó silencio? ¿Hablaron los discípulos sobre ésto en esos días?       Lucas 9:36

 

Personal – ¿De qué modo has escuchado a Jesús durante esta semana? ¿Le hablas y después escuchas lo que El tiene que decirte por medio de Su Palabra? ¿Qué es lo que Dios quiere hacer de tí? ¿Permites a Dios que te transforme? Cuando lo estés haciendo tú también serás transformado como lo dice 2 Corintios 3:18.

 

 

QUINTO DIA                                             LEE EL SALMO 27:1, 7-9, 13-14 

(“Ten confianza en el Señor, ten valor;”)

Leé y medita el Salmo 27:1, 7-9, 13-14.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA                                                 LEE TODO EL COMENTARIO 

                                                                                GENESIS 15:5-12, 17-18

                 A Abram no se le prometió riqueza o fama, eso ya lo tenía. Lo que Dios le prometió a Abram fue que sus descendientes serían innumerables y Abram era un hombre viejo sin herederos para su propia fama y fortuna. Vemos a Dios prometiendo cambiar todo eso y Abram lo cree con todo su corazón, mente y alma. La fe de Abram fue una fuerte respuesta a la presencia viva y el poder de Dios en su vida. Su fe lo hizo justo a los ojos de Dios.

Nosotros también podemos tener esa clase de relación con Dios cuando le confiamos a El nuestra vida. Nuestras acciones visibles, nuestra asistencia a la iglesia, oraciones, buenas obras y aún la lectura de las Sagradas Escrituras por sí mismas no nos harán justos a los ojos de Dios. Una relación correcta se basa en la fé. Tenemos confianza en que Dios es quien El dice que es y que El hace lo que El dice que hará. Las acciones rectas vendrán como un producto natural de una fe firme.

Hemos leído de los errores de Abram y sabemos que no era perfecto. Pero, aunque humano y pecador, Abram creyó y confió en Dios. Fue la fe y no la perfección la que hizo justo a Abram ante los ojos de Dios. El mismo principio se nos aplica a nosotros. Nuestra primera respuesta debe ser creer en Dios y confiar en El absolutamente. El pacto de Dios con Abram fue asunto serio. Representaba una promesa increible de parte de Dios y una grán responsabilidad de parte de Abram. Para confirmarle Su promesa Dios le dio una señal, un calentador humeante y una antorcha encendida. Dios nos confirma Su promesa cuando nos dá a Jesucristo como Salvador y Señor de manera personal.

 

FILIPENSES 3:17 – 4:1

                 Pablo invita ardientemente a los Filipenses a fijarse en él como modelo a imitar en su intento de vivir como Cristo. No quería decir que éllos debían copiarlo como si él fuera perfecto, sino en que se centraran en que sus vidas fueran como la vida de Cristo. No se habían escrito los Evangelios aún, de modo que Pablo no podía decirles que leyeran la Biblia para aprender como era Cristo. Por eso Pablo los invita a seguir su ejemplo como testimonio personal de su carácter.

Debemos preguntarnos a nosotros mismos que clase de seguidor será un nuevo Cristiano si él o élla nos imita. Hay un viejo dicho que es adecuado y dice “Para algunos, la única Biblia que leerán en su vida serás tú.” Pablo era firme en su comentario acerca de tener manga ancha, de ser un Cristiano comodín. Esa es gente que dice ser Cristiana pero no viven conforme al modelo de ser un servidor de Cristo. Hay muy pocos sacrificios en sus actitudes y en sus acciones. Primero satisfacen sus deseos propios sin pensar antes en las necesidades de otros.

Libertad en Cristo no significa libertad para ser egoísta, significa tener la oportunidad de servir. Unicamente podremos ser verdaderos servidores del Señor cuando nos neguemos a nosotros mismos. O sea cuando pongamos a los otros primero y eso significa que todos estamos llamados a “caminar el camino tanto como a hablar lo que se ha de hablar.” Pablo fue muy claro declarando que los cuerpos que recibiremos siendo Cristianos cuando resucitemos serán como el cuerpo resucitado de Cristo.

Pablo anima a sus oyentes a dar gracias y nosotros debemos dar gracias hoy. Pues cuando Cristo regrese para llevarnos a Su reino eterno, seremos glorificados y completamente perfectos. Pablo termina esta lectura diciendo que él espera ver a sus hermanos y hermanas en el Señor. El desea renovar la vieja amistad y les pide que permanezcan firmes al Señor. Hoy en día esa súplica es muy importante y estamos llamados a permanecer firmes al Señor. El ataque que se nos hace como Cristianos es grande y solo manteniendonos firmes a Jesucristo y muy cercanos a Su Santa Palabra, iglesia y sacramentos podremos ser victoriosos con El.

 

LUCAS 9:28-36

                 Jesús tomó a Pedro, Juan y Santiago con El a la cima de un cerro para orar juntos a Su padre celestial. Los llevó ahí para mostrarles quien era realmente, no solo un grán profeta, sino el Hijo Unico de Dios. Recientemente les había dicho que ellos no morirían antes de haber visto el reino de Dios (Lucas 9:27). Se refería a la transfiguración. Los oyentes de Jesús no tendrían que esperar por un futúro Mesías. El les estaba diciendo que el reino estaba entre ellos y que pronto vendría con fuerza a traves del trabajo del Espíritu Santo.

Moisés, representando la Ley y Elías, representando a los profetas, aparecierón con Jesús y la voz de Dios señaló a Jesús como el largamente esperado Mesías con autoridad divina. Jesús podía llenar los dos aspectos la ley y la profecía ya que El era la suma de todos. La brillantez del rostro de Jesús fue vista por fin por primera vez por los apóstoles. Lo estaban viendo como realmente era. Moisés vio la brillantez deslumbrante en la nube al pie de la montaña y en la zarza ardiente al pie del desierto, pero mientras estuvo vivo, nunca vió la brillantez que radiaba del rostro de Cristo al pie del cerro. La transfiguración o cambio fue en los apóstoles pues ellos vieron a Jesús de una manera completamente nueva.

¿Has experimentado el milagro de la transfiguración en tu vida? ¿Le has pedido a Cristo que venga y viva en tu corazón? El con gusto habitará en tí si tu habitas en El (Juan 15:7). Jesús está tocando a la puerta de nuestro corazón y esperará todo el tiempo que sea necesario. Abrele hoy mismo la puerta de tu corazón y mira el radiante y brillante rostro de Jesús. El está esperando compartir Su transfiguración contigo y quiere que tú sirvas de testigo para otros, del milagro de Su amor y Su perdón.

Los apóstoles no querian irse del cerro pues el cambio era fabuloso y no querían arriesgarse a perder la exitación del momento. Jesús es el escogido y en El está todo el poder y la gloria. El quiere que los apóstoles bajen el cerro y vayan a hacer discípulos en todas las naciones (Mateo 28:19-20). Jesús nos está dando a nosotros el mismo mandato o sea dejar la seguridad de la cima del cerro e ir al obscuro y frio valle y guiar a nuestros hijos a un lugar seguro (Mateo 28:20). Y recuerda, cualquier cosa que hagas al último de mis hijos me lo haces a mí (Mateo 25:31-46).

 

Aplicación

La primera lectura muestra que la fe es la respuesta a la presencia viva y el poder de Dios en nuestra vida. La segunda lectura urge a los Cristianos llenos de fe a ser modelos de lo que es ser como Cristo. El Evangelio revela que convertirse a Cristo trae en nosotros una completa transfiguración.

Esta semana, permite que otros vean tu transfiguración. Enseñales que Cristo vive dentro de tí mediante tus acciones. Hazte el propósito de servir alegremente a los que te rodean y ellos notarán la radiante brillantez que viene de tí. Traerás más gente a Cristo por los buenos frutos que des (Gálatas 5:22-23).

Posted in Bible Studies Spanish.